COREA DEL NORTE FUMA HIERBA TODOS LOS DÍAS




Corea del Norte, el país más conservador y censurado del mundo, es también el paraíso de los porretas. A pesar de la posición estricta y letal del gobierno sobre el consumo y distribución de drogas duras como el cristal (la cual tiene un legado considerable en el país), la marihuana no se considera una droga. Como resultado, es el cigarrillo de liar más popular entre los caballeros, lo que nos hace pensar que quizás, al fin y al cabo, Corea del Norte podría ser un paraíso.


NK NEWS recibe informes constantemente de visitantes que regresan de Corea del Norte, contándoles que las plantas de marihuana crecen en las calles, desde el pueblo portuario de Chongjin en el norte, hasta las calles de Pyongyang. Se fuma libremente y este dulce aroma llega hasta tus orificios nasales sin previo aviso.

Fumar hierba no es ningún tabú en este país. Muchos residentes saben que existe y la han fumado. En Corea del Norte, es conocida con el nombre de ip tambae, o bien, “hoja de tabaco.” Se sabe que es especialmente popular entre los soldados jóvenes del ejército norcoreano. En lugar de volverse adictos al alquitrán y a la nicotina, como hacen en occidente, ellos se relajan con un porro de tamaño XXL durante sus descansos.

A pesar de que el gobierno no persigue el consumo de la marihuana (ni del opio), los turistas interesados en probar la hierba norcoreana quedarán decepcionados. Si un turista occidental le pregunta a su guía cuál es el mejor sitio para conseguir un poco de esa “planta especial”, eufemismo con el que se le conoce, es muy probable que el guía evite responderle. La mayoría conocen la actitud occidental hacia la marihuana y prefieren no promocionarla, ya que podría resultar en connotaciones negativas sobre el país. Claro que siempre les puedes llevar una botella de licor para hacerles cambiar de opinión.


Las razones para fumar hierba en Corea son muy distintas a las que se tienen en Estados Unidos. En Corea del Norte, no fuman sólo para drogarse y reírse de sí mismos. Lo hacen para ahorrar dinero y para descansar de fumar los cigarros locales. En los mercados negros de Corea del Norte, la marihuana se vende a precios muy bajos y se obtiene fácilmente. Por lo tanto, la droga es muy popular entre las clases bajas de la sociedad norcoreana. Tras un día de trabajo duro, es muy normal que los trabajadores norcoreanos fumen hierba para relajarse y aliviar sus dolores musculares.

Uno de los grandes mitos norcoreanos, que hemos escuchado un millón de veces, es que los ciudadanos no pueden doblar los periódicos, ya que podrían doblar una foto de sus líderes por accidente. Pero, afortunadamente, no todas las páginas tienen imágenes de los todopoderosos, así que las partes más reciclables del periódico (deportes, clima, cartelera) se usan para liar cigarros de tabaco y marihuana.

El periódico Rodong Sinmun es uno de los favoritos para liar entre los fumadores norcoreanos. Lo cortan en cuadraditos y se los lían en pequeños conos. Una fuente nos confirmó que encontraron un porro a medias, tirado en el suelo de una zona rural del país. Estaba hecho con el papel del Rodong Sinmun. La misma fuente anotó que, trágicamente, la hierba en Corea del Norte no es muy fuerte.

Aunque la hierba se cultiva de forma natural en la península coreana, se hace de manera formal en ciertos lugares. Por lo general, se cultiva en los jardines privados. Los norteamericanos que viajan a Corea del Norte todos los años lo comentan en Reddit: “un día, llegamos a un jardín, echamos un vistazo y dijimos: ‘¡Eso es hierba!’ Nos acercamos, y efectivamente, estaban cultivando marihuana. Había escuchado que la usan con fines medicinales, pero encontrarla fue interesante”.


Los informes del uso de marihuana datan desde la creación del estado que existe hoy en día. Después de la Guerra de Corea, los soldados estadounidenses sacaban la hierba de las zonas desmilitarizadas cerca de la frontera con Corea del Norte y se la fumaban. Una anécdota frecuente sobre esa época complicada son los hotbox que los soldados hacían en sus tiendas de campaña.

Mientras tanto, en Occidente, con la reciente legalización de la marihuana en Washington y Colorado, algunos norteamericanos piden a gritos la legalización de la planta en todo el país. Aunque esto es todavía una controversia, el hecho de que la marihuana se use tan libremente en Corea del Norte como una forma barata y casual de escapar de esa realidad reprimida, nos demuestra que al menos se puede disfrutar de una cosa que a nosotros se nos niega y eso que vivimos en la tierra de la libertad.

Articulo escrito originalmente por Ben Young